martes, 24 de abril de 2012

Alitas compartidas

La primavera había llegado al pueblo de Pó.
Por fin Anoük podía dejar la ventana abierta. Le encantaba quedarse dormida viendo la luna desde su camita.
Quién iba a decir que tanta fijación por la luna iba a desencadenar en un gran susto...


A la mañana siguiente Anoük se levantó dando los buenos días a sus gatitas y a todos los animalitos del bosque.

-Hoy quiero ir a la zona oeste. ¡Oí que los olmos allí dan peras, y me gustaría recoger unas poquitas para hacer una tarta!



Desayunó, limpió y preparó su mochila para ir de paseo. En ella metió un mapa y comida para tres días por si acaso se perdía, y muy contenta se marchó hacia ese lugar.

En mitad del camino hizo una parada para descansar.
-¡Oh, qué bien! Es la primera vez que no me pierdo.
Cuando se giró para sacar la comida de su mochila, se pegó uno de los sustos más grandes de su vida...


¡¡Aaaaahhhh, Mi ala!! ¿Dónde está mi ala? ¡La perdí!
Empezó a buscar, no sabía por dónde empezar. Peke-peke y Peke-Pó tampoco la encontraban.
-¿Y qué haré cuando sea mayor? ¡No podré volar!
Buscando, se desvió del senderito y se perdió... otra vez...
Las gatitas estaban muy cansadas, no habían encontrado nada y necesitaban dormir, ya se hacía tarde y el sol se ponía en el horizonte.


-No os preocupéis Pekes, mañana será otro día y seguro la encontraremos.
Pero antes que saliera el sol, un ruido las despertó.

CRIK CRIK CRIK
¿Mmm? ¡Oh!


Anoük se encontró a un perrito con una mochila y le estaba intentando robar su otra alita, pero... ¡a mordiscos!
-¡Mecachis, eres tú el ladronzuelo que me ha robado mi alita! -Dijo ella.
El perrito salió corriendo y desapareció, pero no se dió cuenta que de la mochila que llevaba a sus espaldas le cayó un ala.
-Mi alita, ¡por fin! seguro que ese perrito entró por la ventana mientras dormía y se la llevó. -Anoük se puso muy contenta y con calma se la pegó como pudo.


Algo no cuadraba con esa alita, pero daba igual, era muy tarde y tenía sueño, así que durmió tranquilita hasta la mañana siguiente pero, con los primeros rayos de sol, un grito la hizo despertar.

-¡Ey, chiquilla! ¡¡¿Qué haces con mi ala?!!
Anoük volvió a asustarse, no sabía qué estaba pasando. Un duendecillo había aparecido allí mismo, saltando y gritando.
-¡Sí, tú! Esa ala es mía, me la has robado.
-No no, me la robaron a mí pero la recuperé
-¡Mira! Es del mismo color que la mía, la tuya es azul.


-¡Wa! ¡Ésta no es la mía! -Dijo Anoük gritando.
-¡Pues claro que no, dámela ahora mismo!
-Jo perdona, como era de noche no vi los colores.
-Excusas, lo que pasa es que la querías para ti. Es normal, la mía es mucho más bonita que la tuya...

Anoük, pensando en lo enfadado que estaba ese duendecillo decidió calmar la situación:
-No nos hemos presentado. Yo me llamo Anoük y ellas son mis gatitas Peke-peke y Peke-Pó ¿cómo te llamas tú?
-Yo soy Piratilla, y cuidadito conmigo que soy conocido en este lugar por mis artes marciales.

Anoük intentó quitarse el ala, pero no pudo. Se había quedado muy pegada y era imposible arrancarla. ¿Qué iban a hacer ahora?

-¡Aaaaaaah! ¡¡Quiero mi ala!! -Dijo el duendecito Piratilla.
-¡Deja de quejarte y ayúdame a buscar mi verdadera alita.
-¿Cómo? búscala tú, es la tuya.

Peke-peke, muy enfadada, dio un salto y mordió a Piratilla en el culito.
ÑAM!
Ayyyyyy!!!!! vale vale... te ayudaré...


Así que juntos empezaron a buscar. Buscaron y buscaron, y la alita no apareció por ningún sitio.
Piratilla estaba muerto de hambre, le hacía ruido la barriguita, así que Anoük le dio una manzana que tenía guardada en la mochila.
-Toma para ti, es una manzana de mi arbolito, ya verás que rica está.
Piratilla le pegó un mordisco y le encantó. La acidez de esa manzanita le hizo guiñar los ojitos y sacarle una sonrisita.


-Qué rica está. ¡Muchas gracias Anoük! por cierto, ¿vienes de muy lejos?
-Uy sí, vengo del pueblo de Pó, está en el Bosque Duendesito.
-No te había visto nunca por aquí. Yo estoy buscando a mi perrito, llevo dos días que no sé nada de él. ¿No lo habrás visto? es blanquito y...
-¿Blanquito? ¿¿Y con mochila??
Piratilla asintió.
-¡Es el que me robó mi alita! Sois unos sinvergüenzas los dos, y unos ladronzuelos! -Anoük se enfadó mucho.
-¡¡Ey ey!! ¿Mi perro Changuito Moco? ¿Para qué querrá unas alas?

¡GUAU GUAUUUU!

Un ladrido hizo que Anoük y Piratilla se giraran. Menuda sorpresa se dieron cuando vieron que Peke-peke y Peke-Pó habían atrapado a Changuito Moco.


Abrieron la mochila y efectivamente, ahí estaba la alita de Anoük.
Intentaron por todos los medios despegarla de la espalda de Anoük y por más que estiraban, más pegada parecía estar. Pero a Piratilla se le ocurrió una gran idea.
-Podemos pintarlas y así ya serán iguales.
-¡Oh! Qué idea tan chuli.

Y así fue, juntos pintaron sus alas con mucha ilusión y lo pasaron muy bien.
-Me ha gustado mucho conocerte Piratilla, eres muy gracioso. Espero volver a verte pronto.
-Claro que sí, chiquilla. Un día iré a hacerte una visita a tu pueblo.
-¡Vale! te haré una tarta de peras. Por cierto Piratilla ¿Por qué Changuito Moco querría unas alitas?
-Pues... aún no lo sé. Luego le pregunto...



¡Hasta la próxima!


Dejad volar vuestra imaginación y vuestras alas con total libertad y, sobre todo, compartidlo.

Cristina de Arcos




8 comentarios:

Cris Purrusalda dijo...

Cris, como siempre una historia linda, tierna, divertida y unas ilustraciones maravillosas, no puedo despegar los ojos del ordenador, estoy fascinada... bravo ni niña, eres genial!!! un abrazo de hada lunática

Cristina de Arcos (Duendesita) dijo...

Muchas gracias Cris!!eres un cielo. Muchos besitos y dulces sueños ^^

Miryoku Hand Made dijo...

Es tan bonito y dulce como tú eres cariñete!! Un besito!
www.miryoku.es

Cristina de Arcos (Duendesita) dijo...

Muchas gracias Miriam!! me alegro mucho que te guste ^^ Así es la vida.. compartir lo que uno tiene de la manera más pura posible y con la mayor libertad :)
Muchos besitos!!

Maria Dolores Lopez Godoy dijo...

Es precioso, me ha encantado tus trabajos, si quieres podemos mantener el contacto y así no me pierdo nada de lo que haces, Besos wapa.

http://redecoratelg.blogspot.com.es/

Cristina de Arcos (Duendesita) dijo...

Muchas gracias Maria!!! ahora voy a verte a tu rinconcito ^^
besos!!

Cristina de Arcos (Duendesita) dijo...

Muchas gracias Maria Dolores!! en cuanto pueda me voy un ratito a un rinconcito, a ver qué cositas haces! seguro que son preciosas!
Muchos besitos y buenas noches.

LaPerroVerde dijo...

Oh, Cristina! qué dibujos tan bonitos! queremos más cuentos, aunque ahora sabemos que estás liada entre feria y feria.
Mucha suerte, guapa!
Patricia